Hoy es

DESPROPOSITOS EN NUESTRA IGLESIA (1)


Fachada original de nuestra Iglesia
Ya os hablé AQUÍ de lo mucho perdido en nuestro más importante bien patrimonial. Pero creo conveniente mostrar en detalle algunos de los despropósitos (desconocidos para algunos) que en los últimos años se han llevado a cabo, aunque para ello, serán necesarias varias entradas.

Hablemos hoy de la sillería utilizada para su construcción, y de la
que una parte (al menos, eso dice la tradición oral), era del antiguo Convento.
A comienzos de la década de los ochenta el viejo edificio amenazaba con venirse abajo, por lo que tuvieron que reforzarse los muros laterales con contrafuertes y con una correa de hormigón. Para ello fue necesario desmontar toda la acera de piedra que rodeaba la Iglesia y parte de los escalones de las diferentes puertas. Nada que objetar, era una obra necesaria.
Los escalones y la acera se desmontaron cuidadosamente y se volvió a colocar en su lugar, como podemos ver en la fotografía:
En esta imagen de la reforma podemos comprobar que toda la sillería
y escalones de mármol fueron colocados en su lugar original
Sin embargo, con la llegada de los noventa se reformó toda la Plaza, incluido los jardines laterales, y la acera de piedra, que desde su construcción había rodeado todo el edificio, desapareció de un plumazo. Lo mismo ocurrió con los escalones de la puerta principal, los que vemos en la fotografía de la fachada antigua. Allí deben continuar, justo debajo de los actuales.  

A finales de la misma década se decide arrancar todo el pavimento del interior (¿era necesario?) y se recubren los pilares con mármol, dejando también la sillería original debajo. De todo aquello solo queda a la vista las molduras.

Tanto el pavimento como el zócalo desaparecieron a finales de los noventa.
El acabado natural de la piedra se había también alterado con un tinte.
Estado actual de zócalo y el pavimento. La moldura, pintada de blanco, es lo
único que se conserva del original.

Pero un nuevo despropósito llegaría solo unos años después, cuando se “arrancan” las escaleras de mármol de las puertas laterales (hay quien asegura que eran de la Iglesia anterior al terremoto), y en su puesto se construyen las actuales, y “modernas”, por las que resulta muy difícil acceder y cuyas puertas han quedado prácticamente inservibles.
 

Estas imágenes muestran la realidad del desinterés por
conservar el poco patrimonio 
Una de las puertas, de difícil acceso, en los laterales de la Iglesia, en la actualidad.
Llegamos a la última reforma, a la reciente, en la que se decide “arrancar” el último vestigio de lo que fue una bonita Iglesia de estilo neoclásico: toda la sillería de la parte trasera, incluido la escalera de acceso al Salón Parroquial. Ahora, su lugar, lo ocupa una “bonita” y “moderna” rampa con barandilla de acero, a juego con la Plaza, que cumple toda la normativa sobre barreras arquitectónicas, pero ¿a costa de qué…?

Restos de  sillería de la escalera arrancada del
acceso al Salón Parroquial, en la parte trasera de la Iglesia.
Es fundamental destacar que esta es una crítica colectiva, que todos somos culpables por permitir actuaciones que siempre nos han parecido poco importantes, y en las que no se ha seguido un criterio. En cierto modo, tenemos la Iglesia que nos merecemos.

No estoy en contra de las reformas, que en muchos casos son necesarias y acertadas, pero si tenemos que rehabilitar, hagámoslo de la manera mas fiel al original, sin alterar su esencia.   

Imprimir artículo

9 comentarios :

  1. Anónimo1:16 a. m.

    esto es mas de lo mismo......
    Horroroso es ver como se destruye nuestro patrimonio, y aun mas cuando lo has visto con tus propios ojos y ..... por supuesto no poder opinar porque como es costumbre ya sabes lo que te pasa
    Pero parece ser que hay personas e instituciones que no les importa nuestra historia y menos nuestro patrimonio consintiendo estos destrozos que a la vista estan
    Sobre todo al ayuntamiento consintiendo de una u otra manera estas obras aun sabiendo que no se pueden hacer.... pero claroo es mas facil llevarse bien con el cura de turno que preservar nuestra historia .....como dejar de funcionar el reloj con mas de 100 años de historia por un capricho, y aqui no pasa nada y si lo dice usted se hace...
    Consintiendo atrocidades como otras tantas aun sabiendo que la fachada esta catalogada de bien cultural, pero esto a algunas personas les da igual, a la vista esta con este campanario convertido en palomar o que nuestra puerta este presidiendo una sala de fiestas en fin..........
    Luego queremos presumir de nuestra historia y a la vez le echamos la culpa de no tener nada al terremoto de pena...
    Roberto Cabrera Reina

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:30 a. m.

    Un abuso, como otros que se han hecho contra nuestro patrimonio. Sin valorar, sin asesorarse de personas entendidas en la materia y solo atendiendo a su criterio personal. En su momento y en el sitio que debía, dejé mi opinión en contra.
    María Teresa Pertusa Rodríguez.

    ResponderEliminar
  3. Así es, Roberto. Se lo mucho que quieres y defiendes tu Iglesia, por eso entiendo tu rabia. Poco a poco, despertando conciencias, asumiremos que la responsabilidad es de todos, y que a todos nos toca defender el patrimonio. Por mi parte, y en lo que respecta a este Blog, seguiré denunciando lo que se haga mal, independientemente de que el responsable sea un político, un sacerdote o un simple vecino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:04 a. m.

      Me importara a mi la iglesia de Roberto, siempre aplaudiendo al cura de turno

      Eliminar
  4. Anónimo11:14 a. m.

    Me llamo Juan Jesus Nolasco Gutierrez, nací en Almoradi hace ya casi 53 años (aunque desde muy pequeño vivo en Cadiz)y hacia mas de 15 que no volvía por el pueblo, así que este año pudo ser, con mis tres hijos volví al pueblo y sentí una gran emoción al visitar los sitios que conocia cuando iba de vacaciones, visite la casa de mi abuela, junto al matadero, bueno creo que es ahora la Policia Local, la Plaza donde corria en el mes de Julio, recuerdo mi primera fiesta de moros y cristianos, que creo que fue la primera que se celebro, tendria 18-19 años, con mi primo Andres Pina Ruiz. Un placer recordar esos tiempos y por supuesto, esos sabores
    Un placer el visitar, tanto tu pagina de Facebook como tu blog

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:32 p. m.

    Interesante información y estoy de acuerdo con ella. José Antonio si tienes ocasión, y te es posible, escribe o publica algo sobre sobre un mapa de España, no recuerdo de que material era, que había junto a la Iglesia en el lado de la carretera. Seria emocionante ver alguna foto.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:11 a. m.

    Lo que tenían que hacer es derribarla, esta y cualquier símbolo religioso. La religión, o mata o alimenta la ignorancia.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:23 a. m.

    Latorre me has quitado mi comentario. ?porque¿
    Benedicto XVI.

    ResponderEliminar
  8. Benedicto XVI: Lo siento, pero no sabría responderte. No tengo ningún filtro y todo el mundo puede publicar libremente. Inténtalo otra vez...seguramente Blogger lo habrá eliminado. Recuerdo que ya te pasó en otra ocasión.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.