Hoy es

Ruta de las dos márgenes del Segura



Una interesante ruta, de unos 9 kilómetros, que nos conducirá por las dos márgenes del río Segura y que nos mostrará la historia y belleza de un tramo único, entre Casas señoriales y Marquesados.
(Para una completa descripción de los lugares y construcciones que cito en el recorrido, pinchar en sus correspondientes enlaces. Todas las imágenes están realizadas por el autor)


Nuestro recorrido comienza, como la RUTA DEL AZUD, en el antiguo cementerio, hoy sede la Junta Mayor de Semana Santa, al inicio del Camino del Río, parte de la Vía Augusta que conducía hasta la costa en dirección a Cartagena.

Tras dejar el carril bici, interrumpido a la altura del Polígono de las Maromas, continuaremos camino cruzando el entramado de la vía rápida, y a continuación, el actual puente que cruza el río Segura, ya que nuestra ruta transcurrirá en su primera parte, por la margen derecha, que tomaremos en la primera rotonda que encontramos tras cruzar el río.
Rotonda donde accederemos al río
Tras unos minutos de agradable paseo por este corredor verde destacará a nuestra derecha, a la altura de la carretera que une Algorfa con Benijófar, una enorme arboleda que forma parte de la finca de Las Bóvedas, antigua propiedad del Convento de Frailes Mínimos; finca que encierra una apasionante historia.
La finca de Las Bóvedas

Llegamos al soto 13, parte del proyecto de corredor verde que, lamentablemente, encontramos sucio y abandonado. En este punto destaca, también a la altura de la carretera Algorfa-Benijófar, la larga fila de cipreses que marca la situación del actual cementerio .
Actual cementerio municipal
En ese punto, si dirigimos nuestra mirada hacia la izquierda, divisaremos en lo alto de un montículo, también oculta entre una enorme arboleda, una magnífica construcción de evocador nombre: Miralrío de la Juliana; y debajo de ésta, un conjunto agrícola, hoy día también abandonado: La Juliana.
Miralrío y La Juliana
Después de casi tres kilómetros encontramos la entrada al soto AB2, otro de los grandes espacios verdes proyectados hace algunos años, el cual, contiene una enorme variedad arbórea y unas sorprendentes instalaciones, prácticamente en desuso. Existen contenedores de reciclaje, aparcamientos, paneles explicativos, zona de juegos infantil...aunque desconozco si se les está dando actualmente algún uso.
Entrada al Soto AB2
Llegamos al puente de la autovía, final del recorrido por esta margen, ya que aprovecharemos la infraestructura del saloducto de Torrevieja para cruzar el río y regresar hacia el inicio de la ruta. En este punto vuelve a destacar una enorme construcción, ya en estado ruinoso, La Julianita o Juliana Pequeña . Valdrá la pena desviarse unos metros y contemplar el hoy abandonado y enfermo bosque de Olmos que guarda la historia de la familia del IV Marqués de Cordellas.
La Julianita
Justo aquí, donde ahora cruza la autopista, fue inaugurado en 1884 el puente de hierro del ramal del ferrocarril que unía Albatera con Torrevieja (desmontado en 1993). Aprovecharemos para cruzar el cauce del río la infraestructura de hierro del saloducto, posiblemente el único del mundo, proveniente del Cabezo de la Sal de Pinoso.
Seguimos avanzando por nuestro recorrido hasta encontrar, a nuestra derecha, un magnífico panorama urbano de Almoradí. La altura de los modernos edificios construidos en las últimas décadas no han conseguido, afortunadamente, que desaparezca del horizonte la inconfundible silueta de las torres de la Iglesia de San Andrés con el Sagrado Corazón de Jesús.
Panorama urbano tomado desde este punto
También este es un buen punto para disfrutar de un paisaje único, el mejor de todo el trayecto, y no es otro que el propio cauce del río con la Sierra de Callosa como fondo. Cada momento del día, cada estación, hace irrepetible la belleza de un espacio que debemos cuidar y valorar.
Vista del río con la Sierra de Callosa
Llegamos a la Hacienda de  Río-Florido, el ejemplo más antiguo de Casa Palacio construida en toda la comarca, de  1300 m2,  perteneciente a la familia Viudes, Marqueses de Río-Florido, que la utilizaban como residencia señorial en verano y épocas de cosecha. De nuevo, una apasionante historia se esconde entre sus muros...
Hacienda de Río-Florido
Desde Río-Florido apenas nos quedará un kilómetro para abandonar la margen por donde ha transcurrido nuestro recorrido y volver así a nuestro punto de partida. Llegaremos al pequeño barrio del "puente del río" donde nuestro camino por la mota quedará interrumpido, unos cien metros aguas abajo del actual puente, por un pequeño muro de una vivienda levantada sobre los sillares del antiguo puente. En este punto, y es difícil imaginar, existía desde el siglo XVI un puente de mampostería del que aún quedan restos, y que tuvo una importancia fundamental en el pasado.
Restos de las piedras calizas del antiguo puente
Abandonamos el pequeño grupo de casas para retomar la carretera de Algorfa, dejando a nuestra derecha un largo camino de palmeras con dos majestuosos árboles que dan entrada al antiguo marquesado de Río-Florido. La vivienda, en ruinas, que destaca a la izquierda, fue construida por los descendientes de la familia Viudes tras segregar la finca por sucesivas herencias.
Entrada original a la Hacienda de Río-Florido


Imprimir artículo

1 comentario :

  1. Anónimo8:54 a. m.

    Miguel Angel López Andújar:
    Una Ruta Verde por la Huerta de Almoradí muy interesante gracias a tus enlaces históricos sobre lo que podemos contemplar.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.