Hoy es

La Primera Comunión de mi padre

Grupo de niños en la procesión del Corpus en los 50

Ya os he contado en alguna ocasión las lecciones de vida que, a menudo, recibo de mi padre con todo merecimiento (ver Las tres monedas) .Y es que, lo que a veces nos parece imprescindible para
vivir,  deja de tener ningún valor cuando le escuchas contar, con toda naturalidad su infancia, sus recuerdos, un tiempo lleno  de felicidad (al menos, eso es lo que reflejan sus ojos), pero también de privaciones.

Asi que el día del Corpus, tocaba hablar de su primera comunión y de saber si los niños, como ahora, participaban en la procesión…
-Yo no tenía que tomar la primera comunión hasta el año siguiente (1937) pero como mi madre tenía miedo por lo que estaba pasando y se olía que podía haber una guerra…
Recuerdo que le tocaba comulgar a mi hermano José, que  era dos años mayor, así que estuvo con el cura y le preguntó si yo podía tomarla, y eso que no me sabía ni el Padre Nuestro.
-¿Entonces comulgasteis juntos?
-No, ¿como vamos a comulgar juntos?…  Había solo un traje. Primero lo hizo mi hermano con el resto de críos y al otro domingo me llevó mi madre, solo, hasta la Iglesia para que hiciese lo mismo…
-¿Y después?
-¿Después? Nada… Bueno, para la de mi hermano sí que hubieron unos rollos que nos comimos por la tarde, pero para la mía debían estar muy duros….

Nada. Ni regalos, ni álbum de firmas, ni amigos... No guarda ningún recordatorio, ninguna fotografía, ni tampoco debió participar en la procesión del Corpus.



Imprimir artículo

2 comentarios :

  1. Anónimo7:02 a. m.

    Teresa Moreno:
    Yo tuve merienda en mi casa, entonces todos los niñ@s de siete años la hicimos juntos. La catequesis duraba un mes, creo recordar. Y las fotos me las hizo mi madre en el patio de una vecina lleno de flores. ¡ Y no la hice en los años treinta!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:02 a. m.

    Maria Teresa Martinez Lucas:
    Yo tambien comulge con siete años, hacia un mes que murio mi abuelo y se hizo una comida en mi casa para la familia y por la tarde una merienda para mis amigos. La de mi hermano dos años despues nada que ver con la mia, fue todo un fieston!

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.