Hoy es

La historia de Miguel Ruíz superviviente de Mathausen

El caso de Miguel Ruíz fue como el de muchos que, ya al final de la guerra, optaron por exiliarse ante la inminente represión  política del Régimen franquista, y lo hizo pasando a Francia, donde fue recluido en el campo de concentración de Argeles. Estando allí decidió unirse como voluntario al ejército francés para luchar contra el nazismo. Fueron hasta Dunkerque, en el Norte de Francia, donde fueron arrinconados por el ejército alemán, que finalmente los capturaron.

-Lo que mi padre me contó de Mathausen es muy horrible, no se puede imaginar.
Por ejemplo, cogían a cinco españoles y los ponían delante de una pared y el alemán de turno le daba una pistola a uno y le decía: -Mata a tus amigos o muere tú, lo que prefieras.
Tenían suerte cuando podían robar las pieles de las patatas y las comían crudas, cuando encontraban una raíz de cualquier planta se la comían.
Se ayudaban pero sin que se dieran cuenta los alemanes porque, o los separaban o los mataban a uno delante del otro...vieron pasar gente a la cámara de gas, no podemos comprenderlo...son cosas que no se pueden contar porque el cerebro se vuelve loco.
Se levantaba por la mañana y se daba cuenta de que el vecino estaba muerto; el otro también...bueno, pues cógelo y a la hoguera.
Cuando los americanos entraron en el campo con los tanques, cada uno tenía una bandera: bandera de Francia, de Inglaterra, bandera Republicana de España...-Miguel pesaba 30 kilos, imagínate, solo los huesos- todos los presos españoles que vieron la bandera, corriendo como locos sin tener fuerza, muchos tocaban la bandera y morían al pie de la misma...eso es algo increíble, es una lección de valores.
Después de ser liberado se fue, en el norte de Francia, a casa de un primo suyo. Para comer tenía que hacerlo muy poco a poco con una cuchara, donde le ponían una yema de huevo con un poco de azúcar y un poco de alcohol, de vino, una pequeña cucharada para que el estómago se acostumbrara a la comida.
Los estudios, el conocimiento que tenía, no tenía ningún valor en Francia, y el único trabajo que podía desempeñar era el de minero.

Se casó con la hija mayor de un almoradidense que vivía también en Francia y allí se quedó. También allí se reencontró con algunos liberados de Mathausen: Manuel Mirete y Pedro Inocente de Callosa, con quienes mantuvo una profunda amistad.
-Cuando estaban juntos, los tres, había tanta fuerza entre ellos que todos los que estaban presentes tenían respeto...se miraban y se comprendían, había algo difícil de entender.
Tenían una filosofía de vida muy diferente, las pequeñas cosas que nos molestan o no entendemos, pequeñas peleas...para ellos era insignificante. Para ellos, salir del campo fue otro nacimiento.
¿Qué era España para él?
Pues su mamá, su papá, sus hermanos y el miedo. Tenía muchas ganas de volver, pero tenía miedo. 
Fue una gran emoción para nosotros la primera vez que mi padre volvió a España. No sabía donde vivía, donde estaba...estaba perdido. Era una mezcla de miedo y emociones encontradas: ver a su familia, su pueblo...
Le quisieron dar la medalla de "la legión de Honor" -la mas importante de Francia- pero él la rechazó.  



Extraído de la magnífica entrevista publicada en el libro "La represión franquista en Almoradí" de Daniel Ferrández Pérez, realizada a su hija Teresa Ruíz, en compañía de su marido Jean Pierre y Ángel Vaillo.
Imprimir artículo

2 comentarios :

  1. Anónimo11:57 p. m.

    Juan Manuel Ruiz Caracena:
    El apodo familiar de Miguel Ruiz era "Pompo" , seguramente no le reconocerás , pues solo empezó a volver a España en los últimos coletazos del franquismo debido al miedo que aun sentía tanto por si mismo como por su familia como es comprensible , aun asi ya que comentas el tema de la foto aquí te agrego una en la que aparece junto con su esposa Teresa.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:04 a. m.

    La Tortuga Veloz: Lo terrible de todo esto es que no lo hizo sólo un grupo de gente, practicamente fue todo un país, llevemos cuidado con los políticos que nos venden ideas que entroncan con los más bajos instintos del ser humano. El fanatismo, la intrasigencia, el odio a las personas que no son o piensan como nostros. La historia puede repetirse en cualquier pais

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.