Hoy es

El estado actual del Órgano



 
 A propósito de algunos comentarios  vertidos en este blog sobre el estado actual del Órgano, creo oportuno aclarar algunos puntos de interés general.
Esta joya fue de lo poco que se salvó en la guerra civil,  al parecer, gracias a nuestro paisano José Antonio Monge Redondo, que impidió el acceso a la sala del órgano alegando “que no era un objeto de culto, y por lo tanto, carecía de interés”.
Tras la contienda el instrumento se tocó en algunas ocasiones, pero poco a poco, fue deteriorándose, hasta el punto de quedar inservible (incluso con tubos y piezas arrancadas).
En 1974 José Jesús Cañizares Canales da la voz de alarma sobre el abandono de esta joya en el libro de Feria, y es José Rebollo quien, por suscripción popular, busca la forma de ponerlo en marcha.
Finalmente, en 1977,  se contratan los servicios del organero navarro Enrique Morentin, quién aceptó el encargo y realizó una modesta puesta a punto y limpieza del instrumento. El total invertido ascendió a 550.000 Pts. (3300€).

En ningún caso se sometió a una restauración de carácter histórico, más bien fue, como ya he dicho, una “puesta a punto” de urgencia que consistió en reponer los tubos y piezas que faltaban, con la intención de volver a ponerlo en uso.
Hace algunos años se gestionó una ayuda con el PRODER de 15.000€ para invertirlos en el instrumento, pero finalmente no se ejecutó.


Nunca ha vuelto a ser reparado, por lo que actualmente, y en palabras de Andrés Tafalla Pérez, su actual organista, “necesita varias mejoras: un eficaz tratamiento contra la carcoma, una profunda limpieza, un inventariado de la tubería original para poder realizar una restauración histórica acorde a su aleación, medidas y armonización; y por último, sería imprescindible un motor nuevo más potente y silencioso, con su fuelle regulador, que permitiese una mejor alimentación de aire.” 



Imprimir artículo

5 comentarios :

  1. Anónimo7:30 a. m.

    Leonardo Martínez Cayuelas:
    No lo conozco en profundidad. Lo he escuchado en numerosas ocasiones y siempre con el sentimiento de pena. Siempre hablamos de restauración pero también deberíamos hacerlo de conservación e utilización. Se necesita un plan a largo plazo para conservarlo y para sacarle producto musical que a la vez es cultural y porque no, turístico.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:31 a. m.

    Constancia Mira Monje:
    Ojalá se lleve a cabo su acondicionamiento integral, no podemos permitir que se pierda el poco patrimonio que tenemos, e indistintamente de su ubicación y a pesar de algunos ,esto es una joya digna de mayor consideración!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:14 a. m.

    José Antimo Miravete Gómez:
    Con anterioridad me he manifestado también en el mismo sentido, pero me parece que se consigue poco diciendo que hay que restaurarlo y dejándolo todo ahí. Está claro que necesita de una restauración y, como dice Leonardo, de un plan de conservación y utilización a largo plazo, pero hay que pasar a la acción. En este sentido no sé si se han dado ya pasos, pero pienso que es el Sr. Cura Párroco el que tiene que tomar el liderazgo tendente a conseguir fondos al respecto. En la parroquia se han hecho muchas cosas por suscripción popular, donativos de bancos y entidades diversas, el propio Ayuntamiento, etc. pero pienso que es el Párroco quien debe tomar esta iniciativa e, insisto, comenzar a actuar YA.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:19 a. m.

    José Antimo Miravete Gómez:
    Y quiero agradecerte, José Antonio, el interés que desde aquí pones al servicio de la divulgación y conservación del poco patrimonio artístico que queda en nuestro pueblo y, en concreto, tu labor tendente a la conservación de esta joya, el órgano de la Parroquia.

    ResponderEliminar
  5. Hola José Antimo. Muchísimas gracias por tus palabras. Sabes, lo triste de esto es que la mayoría de las veces me encuentro solo, o casi, ante estos temas...
    Pero por otra parte, también es una gran satisfacción comprobar que, poco a poco, la gente empieza a descubrir que sí tenemos un escaso patrimonio y que hay que cuidarlo. Muchos se sorprenden de descubrir que teníamos un puente de piedra o un molino harinero...son tantas cosas...en fin.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.