Hoy es

El turbulento estreno de Gilda en Almoradí


El esperado estreno en Almoradí de la película Gilda tuvo lugar el día de Reyes del año 1948 en el cine Miravete, película que llegaba a nuestro pueblo precedida de gran fama, y no precisamente por “decente”.
Estaba calificada por la Dirección Central de Acción Católica con una R, o sea, reservada a mayores de veintiún años, por encima estaba la 3-R (mayores con reparo) y la 4 (Gravemente peligrosa). Pero el nombre de Rita Hayworth y las fotografías de la popular estrella en posturas insinuantes y provocativas sobrepasaba, según criterios, los límites de la decencia. Se había corrido el rumor de que tras la famosa escena del guante llegaría el streep-tease total.

Me cuenta mi buen amigo Manolo Miravete, hijo del entonces propietario del cine, que
el estreno de aquella pecaminosa película levantó un auténtico revuelo en el pueblo, llegándose a organizar la tarde del estreno una “procesión” encabezada por el párroco, don Francisco Martínez Sánchez, al que le acompañaba un séquito de “decentes” católicos, en su mayoría mujeres, que consideraban su proyección “una ofensa para un pueblo tan cristiano”. De echo, por la mañana, el párroco se había encargado desde su púlpito de aleccionar a la feligresía recomendándoles que no acudiesen a ver el largometraje.
La comitiva salió desde la Iglesia y llegó hasta la puerta del cine a la hora de la proyección, cuando precisamente muchísima gente hacía cola, rezando y amenazando con excomulgar a todo el que se atreviese a ver a Rita Hayworth, consiguiendo precisamente el efecto contrario: que muchísima más gente fuese al estreno en los siguientes pases que se repitieron durante toda la semana. Aunque la decepción llegó pronto: tras el guante no había nada más...

Llamaron a su padre al despacho del Director Titular del Colegio de Santo Domingo de Orihuela, donde estudiaba, y le “invitaron” a que se lo llevase a otro colegio, ya que no cumplía con los valores morales que se impartían en el católico centro. Aún se pregunta porqué tuvieron que expulsarlo, ya que ni siquiera tuvo ocasión de ver la película.




Imprimir artículo

3 comentarios :

  1. Anónimo2:56 a. m.

    Qué fuerte. Ironicamente matar a miles de personas, muchos simples civiles, dejar que se pudran en las cunetas y torturar a los que sobrevivan y se queden, no es motivo de procesión, ni de excomunión ni ná... es algo muy catolico.

    Una cosa, ¿me equivoco o en el primer cartel le acaba de meter un bofetón? porque si es así, y tiene toda la pinta, también tela...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:02 a. m.

    Noelia Mata Clemente:
    Jajaja pecaminosa película por quitarse un guante. Como cambian los tiempos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:02 a. m.

    Antonio Rodriguez:
    Yo recuerdo cuando mi tío Miravete contaba el revuelo que causó la película en aquella época... no fue broma, no...

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.