Hoy es

LOS TARSICIOS, CRUZADOS EUCARÍSTICOS





Presentación en 1952, en el lateral de la Iglesia, de los Cruzados Eucarísticos.
En la escuela, días antes del inicio de vacaciones, te advertían: “nada de alzar la voz, y por supuesto, si cantabas o silbabas, te chistaban para acallarte, diciéndote: -Sólo hasta el Jueves Santo, que a Jesús lo van a matar. 
Posteriormente, hasta la Resurrección, todo el mundo iba triste y con la vista baja. Nada de cine o televisión, donde solo se representaban películas sobre el tema de la pasión, y mucho menos, música o baile.
Por eso, el Sábado de Gloria, cuando las campanas anunciaban la buena noticia, no se podía circular por el centro de las calles donde estaba el mercado, pues se arrojaba desde los balcones toda la vajilla, cántaros y cacharros de loza deteriorados que se guardaban durante todo el año para este acto, que unido a los gritos de júbilo y disparos de pólvora, creaban un ambiente único.
El vicario don Jerónimo Márquez, con un numeroso grupo de niños, puso en marcha la convocatoria en recuerdo de los Tarsicios, cuya misión, en un principio, era la de desfilar antes de las procesiones por el pueblo, parándose en la puerta donde estaban las imágenes que habían de procesionar y avisándoles para que las sacaran a la puerta y estuvieran dispuestas.
Estos pequeños “crusaos” desaparecieron pronto.

Imprimir artículo

1 comentario :

  1. Anónimo5:10 a. m.

    ¡Anda! ¡Que curioso! Había escuchado lo del silencio y lo de nada de fiestas en la Semana Santa pero de lo de la vajilla por el balcón no había oido nada y ¡me encanta! ¿Se sabe cuando se perdió eso?

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.