Hoy es

Antonio Díez Martínez


Solo los que ya tienen algunos años recordarán a éste ilustre almoradidense, último propietario de “ La Casa Nueva”, y autor del libro “Tomás Capdepón, un liberal de su tiempo”.
En los años 70 y 80 fue un asiduo colaborador de la Revista de Feria donde publicó numerosos trabajos sobre nuestra historia.
Nacido en nuestro pueblo en el año 1915 estudió el bachillerato universitario en Madrid, cultivando aficiones literarias y colaborando asiduamente en diferentes publicaciones. Dirigió “Horizonte” revista de juventud y fue Redactor-jefe de “Estímulo”.
Intervino activamente en tertulias de la época y pronunció conferencias sobre temas pedagógicos y literarios.
Por circunstancias familiares en el año 1936 se vio obligado a cambiar el rumbo de su vida: se hizo Agente de Seguros y opositó al Instituto Social de la Marina. Subdelegado Provincial de Alicante y Jefe de los Servicios Culturales de dicho organismo, creó y dirigió escuelas filiales de Formación Profesional Náutico-Pesqueras. Pasó luego, en comisión de servicios, al frente de la Delegación Provincial del Mutualismo Laboral, colaborando con el Plan Gerontológico Nacional en la creación de Residencias y Hogares de pensionistas de la Seguridad Social.
Siguió publicando asiduamente artículos en “Hoja del Mar”, “El Tejadillo” y diferentes revistas y diarios. Dictó cursos sobre seguros, pronunció conferencias acerca del tiempo libre, juventud y ocio en centros culturales….

Antonio Díez Martínez atesoraba una importante biblioteca con numerosa documentación: libros, fotografías…Los que tuvieron la suerte de visitar la “Casa Nueva” (no estoy entre ellos) me cuentan que era un hombre ordenado y meticuloso…También que gran parte de aquél tesoro cultural se perdió de la misma manera que “ La Casa Nueva”.  
   

Imprimir artículo

7 comentarios :

  1. Anónimo3:09 a. m.

    María Teresa Pertusa Rodríguez:
    Su familia debe guardar todavía el vídeo de la entrevista que yo le hice para la TVA. Fue un gran amigo mío. Todo un señor, educado, cultísimo; guardo de él un gratísimo recuerdo. Tengo varios textos suyos, originales de un libro que estaba escribiendo y que yo le pasé a ordenador para publicarlo. Un libro de recuerdos personales. También me regaló una copia de "La Crónica Suma", de José Montesinos. Me quería mucho y me distinguió con su amistad. Hablábamos mucho de literatura, de sus vivencias personales... Sin duda una gran personalidad de nuestro pueblo y una excelente persona. Junto con D. Luis Martínez, mis grandes amigos, de lo que me siento muy orgullosa. D. Antonio le dejó parte de su archivo a D. Luis, el cual se conserva en el aula que lleva su nombre, en la Biblioteca Municipal. Igual de orgullosa me siento de tener tu amistad, José Antonio Latorre Coves porque, sin duda, tú también eres un referente para la cultura de nuestro pueblo. Y se lo agradezco al Señor de todo corazón, porque al final de la vida, es de lo poco que una puede sentirse satisfecha.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:47 a. m.

    José Girona Garcia Lo recuerdo perfectamente. Era vecino mío cuando venía a Almoradí con sus hijos, desde Alicante. Era cuñado de Domingo Ortiz Martinez. Fue jefe mío en lo que ahora es el INSS. Antes Mutualidades Laborales. Donde ostentaba el cargo de Delegado Provincial. o Director Provincial.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:47 a. m.

    Inma Lopez Yo también tuve la suerte de conocerlo y de tratarlo cordialmente pues estuve trabajando en el ejercicio de mi profesión en "Orientación Marítima" de Santa Pola: el era el director de ese Patronato.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:34 a. m.

    Angela Murcia:
    Una persona excelente yo tambien me acuerdo de el

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:34 a. m.

    Pepe Gomez Garcia Yo sí estuve muchas veces en "La Casa Nueva", pues soy amigo del hijo de los caseros que tenía. Impresionante casa palaciega de grandes estancias y fantástica decoración, así como su mobiliario de gran calidad. Pero lo mejor es que conservaba en una estancia parte del mobiliario (sillas, mesas, barra, etc...) del café Pombo de Madrid, café famoso por las tertulias organizadas a primeros del siglo XX por Gómez de la Serna. En una de las paredes había un montón de azulejos de la época decorados con las caricaturas y la firma de los tertulianos. Y en otra pared, un espejo que decían que era ante el que se había suicidado M. J. de Larra y que había sido adquirido por el dueño del Pombo, y posteriormente por Antonio Díez.
    Jugamos pocas partidas de dominó en aquel café con ese ambiente tan especial!!! Qué recuerdos!!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:35 a. m.

    María Teresa Pertusa Rodríguez Efectivamente Pepe. Tenía el café Pombo, los azulejos con las caricaturas de los tertulianos del café, grandes intelectuales de la época (entre ellos Ramón Gómez de la Serna, a quien D . Antonio admiraba e imitaba en su estilo literario) y el espejo ante el que se suicidó, dicen, Larra, pegándose un tiro en la cabeza. En el porche que daba entrada a la casa, tenía las cuatro columnas de hierro de la antigua perfumería GAL.
    Supongo que el vídeo de la entrevista lo tendrá su hijo. Si lo pudieras recoger, sería rememorar parte de nuestra pequeña historia.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:36 a. m.

    Pepe Gomez Garcia:
    Todo eso se lo tenía que haber quedado el Ayto.
    Fue una pena perderlo.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.