Hoy es

El Hospital

Foto de 1930, recién terminado.

Este es el último de los grandes edificios que se construyeron bajo el mandato de don Manuel González como Alcalde de la localidad. Recordemos que ya se habían inaugurado el Cuartel (30-07-1928), Matadero (01-01-1929) y las Escuelas Nacionales (24-01-1929), sin embargo, y a pesar de presentarse como la obra más importante, no he encontrado ninguna referencia a la fecha exacta de apertura, ya que seguramente no llegó a llevarse a efecto.

Los terrenos fueron regalados por Don Antonio Girona, y durante meses se celebraron funciones benéficas en el Teatro é incluso el Circo Caprani hizo una función especial con éste fin, llegando a recaudarse cuatro ó cinco mil pts.
El presupuesto total de la obra fue de 53.523 Pts., pero al menos en dos ocasiones fue rechazado el proyecto por la Comisión Provincial de Sanidad, ya que incumplía en muchos puntos las normativas que entonces se exigían para un edificio de éstas características, y adolecía de bastantes defectos: Se proyectaban 13 camas, cuando el mínimo exigido para la población de entonces (7000 habitantes) era de 25. Faltaba capacidad de local por enfermo, ya que como mínimo hacían falta de 37 a 40 m3, mientras que el proyecto presentaba de término medio 32 m3 por paciente. Algunas salas tenían ventilación indirecta, y éste era otro problema de difícil solución. Por no alargarme, dentro del proyecto se preveía una escuela de párvulos, algo que también fue rechazado por la Comisión.
Finalmente debió llegarse a un acuerdo con la orden de monjas Carmelitas, que ya anteriormente habían dirigido el Antiguo Hospital frente al Teatro Cortés, y se encargaron de atenderlo como albergue. Hay varias referencias que así lo demuestran. En acuerdo municipal del año 1931 (en plena República) se decidió suprimir la subvención a las monjas del Hospital y dedicarlo a dos escuelas, ahorrándose las arcas municipales 5.000 pts., entre los sueldos suprimidos y el ahorro por el alquiler de las casas escuelas.
El hospital en realidad sólo se utilizó como tal en los últimos meses de la guerra, cuando fue autorizado para atender heridos, denominándose hospital de sangre. Sobre el tejado se pintó una enorme cruz roja. A principios de los años 50, el traumatólogo Dr. Canales, realizó durante algunos meses intervenciones quirúrgicas.
En 1958 se instala en éste edificio la biblioteca municipal. Desde su inauguración ha sido colegio de monjas, refugio para andaluces en la guerra, prisión provisional, retén municipal, juzgado, aula polivalente…etc. En 1968, los terrenos a la derecha del hospital, en los que había una vivienda para el enterrador y un enorme patio que tenían una extensión de 300 m2, se cedieron para que Telefónica instalara una central comarcal.


Se distingue perfectamente la casa donde después se construiría la central telefónica

Imprimir artículo

2 comentarios :

  1. Anónimo7:06 a. m.

    Inma Lopez:
    Ha tenido diferentes usos durante todos estos años y desde luego como tu apuntas nunca lo vi como hospital. Recuerdo cuando era pequeña Marite Perez ( la conocíamos como " la de León") nos reunía allí cuando se acercaba la Navidad y nos enseñaba bailes y canciones. Luego unos días antes, celebrabamos una función de teatro en el Teatro Cortés para recaudar fondos y ayudar así a las familias que estaban necesitadas. Que entrega y tesón tenía... Con su piano repetía una y otra vez las canciones y escenografía para que saliese estupenda. Cuanta gente BUENA, BUENA, BUENA TIENE MI PUEBLO!!!!! No sé si Marite sigue entre nosotros... Si es así que Dios la bendiga!! Y si ya está con El que la acoja en Su Seno y premie su dedicación o los demás

    ResponderEliminar
  2. Javier Quiles BOMBO1:41 a. m.

    A Inma López:
    Para tu conocimiento, he de indicarte que María Teresa Pérez Andréu (que así se llama Marité la de León) sigue viviendo en la misma casa de siempre, en la Plaza. Su estado de salud no es muy bueno, casi no sale de casa, tiene una mujer con ella permanentemente. Es la única que queda de todos los hermanos que eran. Sigue siendo una gran mujer con una gran memoria. Nosotros somos sus vecinos ya que nuestra tienda (La Cigüeña) da pared con pared con la suya y mi esposa Loli Lucas la visita con mucha frecuencia.
    Si ampliaras más tus datos se los comunicaríamos a Marité.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.