Hoy es

“CRONISTAS DE LA MEMORIA” Almoradí a través de sus fotógrafos

La primera fecha aceptada, como tal, de aparición de la fotografía, en Francia, fue 1839. Como una mancha de aceite, se extendió y traspasó fronteras, llegando muy pronto a las principales capitales de provincia españolas.
Jean Darblade fue una excepción, ya que llegó al pequeño pueblo de Torrevieja, procedente también de Francia, y montó su primer estudio a partir de 1867, convirtiéndose así en el primer gran retratista de la comarca, al que se desplazaban familias enteras para ser inmortalizadas por el nuevo ingenio.
Izquierda: la familia Gutiérrez “Los Toneca” en un retrato de Darblade
Derecha: El niño Antonio Fontes, primo-hermano del IV Marqués de RíoFlorido en una fotografía post mortem de 1880..


Este tipo de retratos son los mas antiguos que conservamos en Almoradí y estaban reservados para familias muy pudientes o acontecimientos extraordinarios.
¿Un ejemplo? ante la muerte de un ser querido se abría la nueva posibilidad de conservar su recuerdo para siempre, por lo que se volvió habitual la fotografía post-morten, aunque se intentaba retratar como si estuvieran dormidos, dando una imagen de naturalidad.
Sobre 1880 comienzan a montarse los primeros estudios fotográficos también en Orihuela y aparecen los primeros “operadores aficionados”; es decir, aquellos que lo hacían sin buscar un beneficio económico, por pura afición.
Juan Viudes, IV Marqués de Río-Florido, uno de aquellos aficionados, fotografió durante el último tercio del siglo XIX nuestro término e inmortalizó testimonios gráficos únicos. Su archivo, guardado durante más de ciento veinte años, es una joya que hemos conocido recientemente gracias a la familia Guardiola-Viudes (y algo de empeño personal).
Un sábado de Mercado en el lateral de la Iglesia, a la altura de la actual Oficina de Turismo, a finales del XIX. Fotografía de Juan Viudes.
Recientemente han aparecido fotografías de otro aficionado, Oscar Vaillart, un francés que tenía negocios de vino en Alicante, y que realizó magníficas tomas de nuestro entorno rural a partir de 1897.
Oscar Vaillart tomó esta increible instantánea de las barracas existentes en la Cruz de Galindo el 5 de noviembre de 1898.
El primer estudio profesional en Almoradí comenzó a funcionar a principios del siglo XX, y lo montó un fotógrafo llamado Eduardo Blaín, natural de La Bodega. Apenas se conservan fotografías realizadas por él, las que conocemos están fechadas en 1907, sin embargo, le tocó vivir importantes acontecimientos, entre otros, la inauguración del Teatro Cortés o el Casino, de los que, con toda probabilidad, tuvo que dejar testimonio gráfico (…hoy perdidos ¿o quizá en algún olvidado cajón?).

Fotografías de temática religiosa realizadas por Eduardo Blaín en 1907
Es una época en la que se ponen de moda las Tarjetas Postales, principalmente de temas religiosos y urbanos, de las que guardamos verdaderas maravillas.
Magnífica Tarjeta Postal de 1910 con un desconocido panorama urbano de Almoradí, a la entrada por la carretera de Orihuela. El bloque de viviendas que vemos en primer plano corresponde al tercer tramo de la calle San Francisco.

También recientemente hemos tenido acceso a las imágenes de un vuelo aéreo realizado en 1929 por Ruíz de Alda, que constituyen un documento histórico de gran valor, ya que nos permite descubrir con extraordinaria nitidez la realidad de nuestro término municipal a comienzos del pasado siglo.
Magnífica Tarjeta Postal de 1910 con un desconocido panorama urbano de Almoradí, a la entrada por la carretera de Orihuela. El bloque de viviendas que vemos en primer plano corresponde al tercer tramo de la calle San Francisco.
Un nuevo fotógrafo se instala en Almoradí en 1932. Se trata de Luís Villalba, quien procedente de Almería mantiene su actividad hasta el final de la guerra civil, cuando decide continuar su vida laboral en Rojales y otras poblaciones, estableciéndose finalmente en Valencia donde fallece en 1973.
La mayoría de retratos de ese periodo llevan el sello de su estudio, que se encontraba al inicio de la calle Obispo Herrero (hoy Manuel Birlanga). 
Como en el caso de Eduardo Blaín, le tocó vivir una etapa apasionante y convulsa, la República y la guerra civil, de la que tampoco conservamos apenas testimonios gráficos, aunque no pierdo esperanza de que aparezcan.

Izquierda: El fotógrafo Luís Villalba retratado entre 1910 y 1920.Derecha: Imagen del Cristo de las Campanas realizada en la Iglesia con la inequívoca firma de “Foto Amable” en 1943.

A principios de los cuarenta comienza como fotógrafo Amable López del Castillo, de quien aprenden los Hermanos Agulló, Pepe y Miguel, que se instalan en la calle Calvo Sotelo, 3 (hoy Manuel Birlanga), frente a la desaparecida Caja de Monserrate, y cuyo estudio  llamaban “Foto-Reportajes AG-MA”.
Amable tenía su estudio frente al Teatro Cortés, en la calle Alcázar de Toledo, 22 (hoy Comunidad Valenciana), y a finales de esa década, los cuarenta, pasa a manos de su aprendiz, Antonio Morales quien pronto sería conocido como “Mariaquiles”, por ser  precisamente, hijo de María Quiles.

En esa década, los cincuenta, se establece también nuestro paisano Pedro Martínez Mellado, “Foto Martínez”, en la calle General Mola, 60 (hoy La Reina), hasta que en 1960 cierra su estudio y se traslada a la cercana localidad de Albatera donde continuaría con su actividad.  
Sus hijos, Pedro y Jesús, guardan cuidadosamente un importante archivo, del que solo conocemos una parte.
Fotografías de Pedro Martínez a finales de los cincuenta. La de la izquierda corresponde a la vaquería del “tío Collete”, con su hija Charo Cuello, sitúada junto al antiguo estadio Sadrián. A la derecha el Bando de la Huerta en la Feria de 1956.
Volviendo a “Mariaquiles”, en los setenta  se trasladó a la calle Virgen del Pilar; y a su jubilación, ya al inicio de la década de los ochenta, sería su hija Antoñita quien continuaría  con el estudio.
El fotógrafo “Mariaquiles” con su hija Antoñita, quien continuaría con el estudio a partir de la década de los ochenta.
A pesar de ser el fotógrafo más prolífico, su intensa actividad la desarrolló de manera continuada durante más de cuarenta años, lamentablemente no se ha conservado su archivo. 
Los espectaculares funambulistas BORDINI,  a principios de los sesenta, cruzando el Paseo desde un cable situado entre la calle San Emigdio y el campanario de la Iglesia. Foto de Mariaquiles.
Fue también, durante décadas, el único con laboratorio propio, siempre en blanco y negro, al que le traían sus revelados fotógrafos de poblaciones cercanas, como Foto-estudio “Avi” de Dolores, Abilio Juan Bordonado de Rojales o el fotógrafo “Charles” de Catral. 
A este último, José Latorre “el Charles”, casado con una almoradidense,  era muy habitual verlo por nuestras calles, de manera ambulante, retratando todas las fiestas y vendiendo sus fotografías a domicilio.
Fotografía realizada por “El Charles” al inicio de la década de los setenta de la calle Canalejas. 
Estos cronistas de la memoria son los responsables de que nuestros viejos álbumes fotográficos guarden los recuerdos de nuestra infancia. La mía se quedó entre el laberinto de escaleras del derruido Penal, el enorme patio del Mercado de Animales, los viejos bancos del Paseo y la desaparecida estación del ferrocarril…
Son recuerdos que, inevitablemente, desaparecerán conmigo, y es que, como a Miguel Hernández, a todos “se nos pondrá el tiempo amarillo sobre nuestra fotografía”, sin embargo, siempre quedará el testimonio de un fotógrafo, el recuerdo imborrable de una infancia feliz…

(Publicado en el libro de Feria 2014)






Imprimir artículo

2 comentarios :

  1. me gusta la historia de la fotografia.

    ResponderEliminar
  2. Javier Quiles BOMBO11:16 a. m.

    Cuando hice mi Primera Comunión, el 28 de mayo de 1948 (domingo de la Santísima Trinidad) me hicieron la fotografía de Comunión en un fotógrafo llamado Puerta, que estaba instalado en donde después estuviera la Peluquería de mi primo Carlos Velasco, padre del actual Peluquero Ricardo, lugar en el que hasta no hace mucho estuvo la Inmobiliaria Mira.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.