Hoy es

La GASOLINERA del Paseo

El surtidor de gasolina a finales de los 50
En los años veinte comienzan a aparecer los primeros vehículos a motor por nuestras calles, aunque lógicamente, solo al alcance de unos pocos. Pronto la demanda de gasolina hace imprescindible la instalación de un surtidor, que se colocó en el lateral de la Iglesia, más o menos, donde actualmente está la oficina de turismo. Su administradora era la "Tía Cantera", aunque años después pasó a ser gestionado por Manuel Lucas "el Brillante". En 1957 se intentó desmontar y trasladar el surtidor a la carretera de Rojales, donde el Ayuntamiento le ofreció unos terrenos, pero finalmente el proyecto no se llevó a cabo.
Vista frontal del surtidor con el mapa
El Ford "T" de la familia Girona
El Taxi Hispano Suiza, uno de los primeros del pueblo, a los mandos de su propietario,
Ismael Rodríguez, hijo y hermano de las “Comadronas”
con parte de su familia en la calle de Los Infantes en los años treinta.

3 comentarios :

  1. Anónimo1:38 a. m.

    Lf Alhama ay siiii, el padre de Manolete....no se si lo conté alguna vez, pero en mi casa fuimos 5 chicas, y mi padre estaba loco por tener un chico,,,todas mis hermanas nacieron un 21 de cada mes... y que casulidad que yo rompí el molde,,, nací un 14,,,mi madre pariendo, mi padre en el trabajo,,,,pasando mi padre despues del trabajo x la gasolinera del "BRILLANTE" asi se le conocia, le dice el brillante a mi padre , que ya sabia que era otra chica....Antonio... ENHORABUENA----jajajaj y mi padre muy él ... le dijo.....calla....hijo---- no digo mas jjajajajajajajaaj

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:48 p. m.

    Lf Alhama: recuerdo perfectamente que un vehiculo de tu padre, una rubia se llamaba a ese tipo de coche, que era usado para reparto delas mercancías que tu padre representaba, se incendio en ésa gasolinera cuando acababa de repostar.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:48 a. m.

    José Antonio Alhama Roig Luisa, recuerdo que una de las últimas veces que estuve con él y, como sabía que iba a nacer mi hijo José Antonio y deseaba "acristianarlo", por aquello que seguía el apellido, mientras venías al mundo y por ese deseo de que fuera niño, se tomó casi una botella de coñac. Pero bueno, ahí estás tú. Sensacional!

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.