Hoy es

La Navidad de mi niñez

Antonio López
 La Navidad ya no es como la recuerdo.
Todo comenzaba con el montaje del esquelético pino de alambre,  que adornábamos con  guirnaldas y bolas de diferentes tamaños y colores, siempre las mismas, y que cada año desempolvábamos de una enorme caja guardada en el altillo. Era el día que tocaba montar el Belén, mejor dicho, el nacimiento. Unas pobres y dañadas figuras de barro (a San José siempre le faltó un brazo), con un puente y un río de papel de aluminio.
Así entraba la Navidad en casa, acompañada de un montón de participaciones, papeletas entonces, y la esperanza de que ese año sí tocaría el gordo.

Hoy no me parece el mismo mercado, aquel que amanecía el sábado anterior a Nochebuena lleno de pavos, de pollos, de verduras y hortalizas; de gente venida de todos lados dispuesta a comprar para los días de Navidad.

Recuerdo el ayuno obligado para tener el estómago en condiciones de recibir la gran cena del día de Nochebuena…¡hasta mistela me dejaban beber!,  y el cocido con pelotas de  pava negra, que al día siguiente nos comíamos en casa de la abuela con toda la familia.
Y los besos, y los deseos de felicidad, y los aguilandos… benditos aguilandos esperados todo el año.
Era día, el de Navidad, de estrenar como para ir de boda, y de no faltar a Misa, que remedio...
El resto de los días pasaban entre las inocentadas del día veintiocho, las campanadas por televisión desde la Puerta del Sol, la comilona del día uno y la ansiedad por la esperada noche de Reyes.
Mágica noche en la que nos visitaba el Rey Melchor, instalado en el remolque del camión de un vecino, que nos iba llamando uno a uno (curiosamente nos conocía y hablaba el mismo idioma), para entregarnos los esperados regalos que, por cierto, nunca coincidían con la carta.
¿La magia de la Navidad… o quizá la inocencia y felicidad de la niñez?
Que ningún niño se quede sin Navidad...



Imprimir artículo

6 comentarios :

  1. A.López12:11 p. m.

    Coño si ese soy yo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:45 a. m.

    Asunción Martínez Reina Feliz Navidad , que bonitos recuerdos tal y como lo escribes , era así ,,,,,

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:46 a. m.

    Lf Alhama K recuerdos más entrañables, aún recuerdo esos momentos,ese olor de los mantecaos y las toñas en casa...k ilusión...preparándonos para cantar los villancicos con Doña Trina, en aquel órgano a pedal, k había cerca de la puerta de la sacristía en la iglesia, haciendo los solos de los villancicos... En la misa del Gallo, es precioso recordar aquellos momentos...gracias José Antonio Latorre Coves, por hacernos recordar de donde venimos...FELIZNAVIDAD!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:47 a. m.

    Finita Palao Andújar Nada que ver con estas nos lo daban todo, la alegría de mis padres por quedarse a los 4 nietos,mi hermana Concha adornado la casa ....

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:50 a. m.

    Joaquin Lorenzo Sanchez De eso a lo que decias de la cabalgata de reyes fijate si va diferencia pero y estos que les importa la tradicion? Cualquier dia prohiben hasta los delicaos en navidad los llamaran "dulces del subidon o algo asi"

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:02 p. m.

    F. Hernandez Digan lo que digan el sabor y la vivencia de la Navidad ha perdido todo su encanto, no estoy de acuerdo totalmente con lo de "cualquier tiempo pasado fue mejor", pero ciertas cosas no se pueden olvidar. Recuerdo siempre por estas fechas cuando Adrian Follana montaba el Belen en la casa de su hermano Paco, donde hoy está Caritas, para sus sobrinos Paco y José Maria; era una maravilla para aquella epoca y el follón que le dabamos los vecinos a la Sra. Pilar para que nos lo dejara ver.
    FELIZ NAVIDAD para Almoradi y su gente.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.