Hoy es

El Teatro abandonado de mi niñez

El Teatro abandonado

Un siglo es mucho tiempo en el transcurrir de la vida de un pueblo, y los días, los meses, los años, suelen ir acompañados de buenos y malos momentos. 

La historia de nuestro Teatro ha conocido de todo: épocas de gloria y lujo, películas mudas a las que acompañaba una pianola, el milagro del cine en color, los censurados y picantes musicales…
Pero la decadencia llegó en 1971 en forma de cierre. Durante más de quince años el Teatro Cortés mantuvo su telón bajado, bueno, no exactamente así.

Me gustaría contaros que nos metíamos por uno de los laterales del Teatro con la simple intención de curiosear, que éramos unos críos sin malas intenciones, pero lo cierto es que nunca fueron buenas. El consuelo de saber que no fui el único, que varias generaciones pasaron por el “abandonado” teatro no debería servirme.

Terminó siendo un ruinoso edificio de cables arrancados, de sillones destrozados, de cortinas rasgadas, de una triste pena que entonces no era capaz de sentir.

Nos merecíamos un buen castigo, y llegó…
El “tío Miravete” pilló a un grupo de los de mi clase dentro y los encerró en la taquilla, poco después llamó a la Guardia Civil, y más tarde, a sus padres.
No estaba aquél día dentro y pensé que me había librado, pero no, llegaron a la escuela de don Javier, mi maestro, y todos los que en alguna ocasión habíamos entrado fuimos siendo delatados. 
Uno por uno.
El Teatro volvió a levantar su telón en 1988,  pero el amargo recuerdo de su etapa de decadencia me ha perseguido siempre.      

Imprimir artículo

3 comentarios :

  1. Anónimo9:48 a. m.

    Juan Manuel Ruiz Caracena:
    Jose Antonio , este es el tipico tema para poner .... " No eres de Almoradi si no ... te has colado en el Teatro Cortes cuando estaba semiderruido ...." jajajajajajaja, creo que serian pocos los niños del pueblo que no lohicieron en su epoca XD

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:50 a. m.

    Fini Huertas:
    Lo pasábamos bomba! Era el edificio fantasma. Los camerinos, el.escenario, agujeros por todas partes, inolvidable.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:40 a. m.

    Audrey Cañizares:
    ¡Maravillosos recuerdos!Yo vivía a 100 metros del teatro y todos los niñ@s de la calle Donadores íbamos a colarnos...Sigo viendo el teatro todos los días al levantarme...está ahí...SIEMPRE,es un "pedacito" nuestro,de todos

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.