Hoy es

Modista "La Cana", relato de una vida


Fotografía de 1925
La familia de "La Cana" en 1952
La boda de su hija, Rosario Quiles, en 1955 (vestido cosido por su madre)

Rosario Martínez Abellán, conocida como "la Cana" la modista, nace en Almoradí, en el seno de una familia de agricultores/comerciantes de clase media, humilde y sencilla, pero muy unida; fue la tercera de diez hermanos, dos de ellos fallecidos a temprana edad, quedando cuatro chicas y cuatro chicos, hija de Javier Martínez Rocamora, “el Bombo” y de Carmen Abellán Quiles, “la Pava”.-
Creció sin apenas ir al colegio, ayudando a su madre en las tareas domésticas y en el cuidado de sus hermanos menores y asistiendo de vez en cuando a instruirse en el arte de la costura, primero en casa de “la Caracena”, en donde estuvo muy poco tiempo y luego en el taller de Dña. Magdalena, curiosidades de la vida, esta señora fue la suegra de D. Aquilino Herrera, primer Alcalde republicano de Almoradí. Taller al que no asistiría por mucho tiempo, por lo que se puede decir que fue autodidacta.
Como coqueta que era, le gustaba mucho mirarse en los espejos, y diseñarse su propia ropa, era bastante presumida, a la vez que observadora y curiosa.
En su adolescencia, conoció a quien fue su marido, Antonio Quiles Soriano, “el Grillo”, y padre de sus cuatro hijos, Rosario, Manola, Antonio y Javier, si bien solo el último siguió el oficio de la madre, regentando hasta su jubilación la sastrería “El Bombo”. A la sazón, fue su marido quien la animó a abrir un taller de modistería, en su propia casa, donde hacer vestidos y enseñar a todas las chicas que quisieran aprender este oficio.
Hoy se puede decir que diseñó y cosió vestidos de novia, de primera comunión, de fiesta y de calle, a un sin fin de mujeres, jóvenes y mayores, de la localidad y su comarca, enseñando a coser en su taller a una gran cantidad de chicas, quienes la llamaban "la maestra" y que más tarde fueron, algunas de estas mismas chicas, las que tomaron el relevo en el buen hacer de la costura de su maestra. Trabajó incansablemente durante años, muchas veces, y sobre todo en fiestas, sin dormir, dando cabezadas sobre la mesa de corte, para poder entregar a tiempo esos vestidos que le habían encargado para Domingo de Ramos, para la Feria, para una boda, etc. Se puede decir que fue una mujer emprendedora donde las haya, y una mujer avanzada a su tiempo, que no solo se conformó con ser esposa y madre, sino que además desempeñó un oficio, donde se labró un futuro y una independencia económica, que incluso en los peores momentos de su vida, en la postguerra, la ayudaría a subsistir sin la ayuda incondicional de su esposo, que fue represaliado y encarcelado durante 5 largos años, por ser fiel a la República Española, como tantos otros españoles de bien.
Estuvo trabajando en lo que más le gustaba durante más de 60 años, hasta que la edad y su vista se lo permitieron. Falleció el 31 de diciembre de 1.992, a la edad de 87 años.

(Relato realizado por su nieta Inmaculada Hurtado Quiles, en Almoradí, a 14 de abril de 2010.)

 En su trabajo:



Imprimir artículo

3 comentarios :

  1. TE MANDO UNAS FOTO DE TU FAMILIA LA CANA CON TODO EL CARIÑO RECUERDO A TU MASDRE CUANDO ERA JOVEN AY MAS FOTO DE TU FAMILIA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:41 a. m.

    María Teresa Pertusa Rodríguez Era mi modista. Me hizo el vestido de comunión y otros muchos. Era una persona encantadora. Amable y buena. La recuerdo con verdadero cariño. Y a su marido también. Muy cariñoso y bueno. Siempre llevaba caramelos en los bolsillos para darnos a los chiguitos. Buenísima gente.

    ResponderEliminar
  3. Javier Quiles BOMBO2:33 p. m.

    Muchas Gracias María Teresa por esos comentarios que haces de mis queridos padres. Saludos.

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.