Hoy es

Las NIÑAS y su educación en el Almoradí del sigo XIX



Aunque la primera Constitución, aprobada en 1812, ya definía por primera vez la educación como universal, es decir, para ambos sexos, no existió en nuestro pueblo ninguna maestra para niñas hasta después de los terremotos, dejándolas apartadas durante varias décadas de ése derecho. 
Hasta entonces la única posibilidad era la de ingresar a las niñas en algún convento religioso de Orihuela, al acceso solo de las familias con buena situación económica, donde se les iniciaba en los conocimientos básicos de lectura, doctrina cristiana y, principalmente, labores del hogar.

Me resulta llamativo encontrar entre los presupuestos municipales del siglo XIX, numerosos recibos (como el que acompaño) por la compra de “alfileteros y dedales de plata”, y es que esta era una de las principales actividades de las niñas en el colegio.

Incluso existían enciclopedias y libros exclusivamente para niñas, estableciendo diferencias en el conjunto de conocimientos de los programas escolares.
Probablemente el libro más popular fue "Flora o la educación de una niña", del año 1880.
En él, su autora Pilar Pascual de San Juan, profesora de Primera Enseñanza Superior, decía en el prólogo a las señoras maestras: "... la autora toma a Flora desde la más tierna infancia, no se separa de ella hasta dejarla casada y en perfecta disposición de ser tan buena esposa y madre como ha sido excelente hija...”

Recibo de 1865

Imprimir artículo

1 comentario :

  1. Anónimo5:40 a. m.

    vaya tela, lo que nos está costando a las mujeres quitarnos esa lacra

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.